SE AMPLIA LA PROTECCION A LOS TRABAJADORES QUE SUFRAN UNA ENFERMEDAD CRONICA, INVOLUTIVA O DEGENERATIVA EN EL SECTOR PRIVADO Y PUBLICO.

SE AMPLIA LA PROTECCION A LOS TRABAJADORES QUE SUFRAN UNA ENFERMEDAD CRONICA, INVOLUTIVA O DEGENERATIVA EN EL SECTOR PRIVADO Y PUBLICO.

SE AMPLIA LA PROTECCION A LOS TRABAJADORES QUE SUFRAN UNA ENFERMEDAD CRONICA, INVOLUTIVA O DEGENERATIVA EN EL SECTOR PRIVADO Y PUBLICO.

Escrito: Lorena Lozano de Coronell

En el año 2005 se promulgo la ley 59 de 9 de diciembre, a través de la cual se adoptaron normas de protección laboral para las personas con enfermedades crónicas, involutivas y/o degenerativas que producen discapacidad laboral, la cual ha sido modificada mediante ley 151 de 24 de abril de 2020.

La ley 59 reconoce el derecho de los trabajadores con las enfermedades enunciadas en el párrafo que antecede, a preservar su trabajo, en igualdad de condiciones, antes de que se produzca el diagnostico. Instituye la imposibilidad de invocar como causal de despido las enfermedades crónicas, involutivas o degenerativas que padezca el/la colaborador/a, si este cumple con los requisitos para mantenerse trabajando.

Se establece que enfermedades son consideradas crónicas, involutivas y degenerativas.

Es así que se define como enfermedades crónicas, todas aquellas que luego de su diagnóstico, su tratamiento va más allá de 3 meses, el cual es solo paliativo y no curativo.  Esta condición, determina su cronicidad, siendo ejemplo de éstas el cáncer, la diabetes mellitus, la hipertensión arterial y el síndrome de auto inmunodeficiencia adquirida.

Las enfermedades involutivas son aquellas que antagonizan el proceso natural evolutivo del ser humano, convirtiéndose en proceso consuntivos del organismo tales como esclerosis múltiples, esclerodermia y miopatía del adulto.

Como enfermedades degenerativas, se estiman todos aquellos fenómenos de desgaste y deterioro progresivo de las actividades del hombre, tales como osteoartritis, artritis reumatoidea, enfermedades degenerativas del sistema nervioso central y del sistema periférico, enfermedades desmielinizantes del sistema nervioso central y periférico.

Los colaboradores de las empresas privadas con estos padecimientos, solo pueden ser despedidos por causas justificadas, previa autorización de los Juzgados Seccionales de Trabajo.

En el caso de funcionarios del Estado, si están amparados por la Carrera Administrativa la autorización para el despido, debe expedirla la Junta de Conciliación y Apelación de Carrera Administrativa, conforme a las causales establecidas.  Los funcionarios públicos no amparados por la Carrera Administrativa, deberán solicitar su reintegro por la vía ordinaria, en tanto que aquellos amparados por leyes especiales, harán su solicitud de reintegro, de acuerdo a la legislación especial que los ampara.

La modificación introducida por la ley 151 reconoce al trabajador con enfermedad crónica, involutiva o degenerativa que haya sido reintegrado a su puesto de trabajo, el derecho a recibir la remuneración de los salarios dejados de percibir, desde la suspensión del cargo, despido o destitución hasta el momento de hacerse efectivo su reintegro, debiendo ser incorporado al mismo puesto, a menos que acepte otro puesto como similar jerarquía, remuneración y funciones.

Las leyes de protección a los/as colaboradores/as del sector público y privado, que padecen de enfermedades crónica, involutivas y/o degenerativas, son de imperativo cumplimiento a todo empleador.  Ello conlleva el deber para el empleador, de conocer esta condición de su colaborador,  para que pueda cumplir con la ley,  y así evite incurrir en situaciones que vayan en detrimento de los derechos de sus colaboradores.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con